gototopgototop

Colecciones entricíclopes

Mirada-3
Lunes, 21 de Enero de 2013 12:18

Clara Janés nos enseñó la magia. Que existe algo, tal vez un hilo que nunca lograremos ver, que nos une a otras personas independientemente de la parte del mundo en la que se encuentren. Un hilo que se nos queda trabado en un dedo y del tira con suavidad un quatum, unos ojos que parpadean después de leer un verso, una gaviota desorientada que no encuentra el acantilado. Pequeños tirones que nos llevan a encontrar el otro extremo del hilo, trabado en el dedo de alguien que, sin saberlo, nos esperaba. Una historia sobrecogedora que llenó de lágrimas los ojos de los que tuvimos la suerte de escucharla aquella tarde.

Lugar: Fundación Centro de Poesía José Hierro. Getafe.

Momento: El ideal, un lunes por la tarde después de una sesión de poesía con los Divagantes.

Parecía que iba a ser una lectura más. Clara Janés leía sus propios poemas y alguno de Vladimír Holan, poeta Checo que ella traduce. Pero entre poemas nos fue contando su historia. La historia de cómo Clara descubrió a Vladimír y de cómo Vladimír descubrió a Clara.

Esta historia os la podría contar yo pero seguro que olvido algún detalle. Todos los que nos dedicamos a esto de la literatura sabemos que los detalles son imprescindibles, necesarios.vladimir

Podéis escucharla en este enlace:

http://www.ivoox.com/en-silencio-abre-programa-24-ii-audios-mp3_rf_1623377_1.html

No sintáis vergüenza si se os escapa alguna lágrima. Estáis vivos, simplemente eso.

Después de esa tarde me pasé por la biblioteca Jorge Luis Borges de Getafe y saqué el único libro que tienen de Vladimír Holan: Avanzando, traducido por Clara Janés.

En ese libro escribe cosas como esta:

Sólo por un momento te olvidé

y la noche se hizo tan densa

que ella sola abrió la puerta del piso

de donde rápidamente me desalojó

tu ausencia…

No pude evitar echar un vistazo a la ficha del libro, donde se apuntan las fechas para su devolución. Esto fue lo que vi:

                11-jun-1991

                16-jun-2004

                17-ene-2013

En veintidós años tres personas hemos sacado este libro, trece años entre el primero y el segundo, nueve entre el segundo y el tercero. Según la Wikipedia Getafe tenía en 2010, 169.130 habitantes.

Me hago preguntas. ¿Algo no funciona bien o yo soy un ingenuo por creer que existe un camino diferente al camino que los demás siguen?, ¿por qué no llega el mensaje?

Tal vez es que no tenemos hilos trabados en los dedos, o quizá, sí los tenemos, pero tira de ellos un quatum malvado que nos lleva a todos los sitios menos al que tenemos que ir.


Juan Pedro Rodríguez

Editor.

ojospapel


Comentarios   

 
+1 #1 Carlos Felipe Martel 25-01-2013 11:55
Actualmente, gracias a (o por culpa de) la intercomunicaci ón a través del mundo virtual, son tantos los hilos que tiran de nuestros dedos (y de nuestras neuronas) que nos los dejan (dedos y neuronas) confusos y gangrenados. Si no somos capaces de superar la insensibilidad consecuente, tampoco seremos capaces de detectar cuál de todos ellos es nuestro hilo de plata. Los que tienen la suerte de encontrar su camino (la felicidad aparejada lo testimonia) gozarán de mayor claridad intelectual y espiritual.
Citar
 

Escribir un comentario


Copyright © 2017 ediciones entricíclopes. Todos los derechos reservados. Hosting Joomla Web Empresa.